Muere Sheldon Adelson: dueño de un casino multimillonario, mega donante tenía 87 años

El magnate de los casinos de Las Vegas, Sheldon G. Adelson, cuyos falsos palacios venecianos atrajeron a jugadores ansiosos por aventajar las probabilidades y candidatos republicanos ansiosos por cobrar premios de campaña, ha muerto. Tenía 87 primaveras.

Su asesinato fue confirmada por su esposa, Miriam Adelson. Adelson murió el lunes por la tenebrosidad por complicaciones relacionadas con el linfoma no Hodgkin, dijo Las Vegas Sands Corp. en un comunicado.

Adelson fue incluido por la revista Forbes en 2020 como el estadounidense más rico número 19, con tenencias estimadas en $ 29,8 mil millones. Posteriormente de que hizo pública su Las Vegas Sands Corp. en 2004, su riqueza aumentó en $ 1 millón la hora. Durante la recesión de 2008, se desplomó por un tiempo a $ 1,000 por segundo.

En las elecciones primarias y generales de 2012, 2016 y 2018, Adelson fue de allí el principal donante político republicano, dando un total de más de $ 302 millones, incluidos al menos $ 35 millones al presidente Trump. Él y su esposa, Miriam, médica especializada en adicciones, además contribuyeron con $ 5 millones para la inauguración de Trump, la longevo donación de este tipo en la historia de Estados Unidos.

Pero cuando Adelson se conectó con el presidente en el verano de 2020 para discutir el esquema de ley de alivio del coronavirus y la capital, Trump confrontó al multimillonario sobre por qué no estaba haciendo más para impulsar la campaña de reelección de Trump, informó Politico. Embarazado porque Trump parecía no conocer cuánto billete había donado, Adelson puso fin a la conversación. No obstante, Adelson luego donó $ 75 millones a un comité de actividad política que apoya la reelección de Trump.

Adelson además fue políticamente activo en Israel, la tierra nativo de su esposa y un foco de gran parte de la extensa filantropía de la pareja. En 2007, Adelson comenzó a financiar Israel Hayom, un publicación sensacionalista tirado que se convirtió en el diario de longevo circulación en Israel. El documento reflejaba las posiciones duras de Adelson sobre Israel y respaldó las políticas de extrema derecha del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Al igual que los mega donantes demócratas como George Soros, Adelson fue criticado por usar su vasta riqueza para comprar influencia política. Pero se encogió de hombros frente a sus críticos, diciendo que solo estaba tratando de corregir un sistema que había nacido trágicamente mal.

“No hay absolutamente ninguna expectativa de parcialidad alguno”, dijo al publicación sajón The Guardian en 2012, cuando colmó a los candidatos republicanos con más de 92 millones de dólares. “Aunque si tengo la suerte de ser invitado a la fiesta de Hanukkah en la Casa Blanca, espero que cualquiera me guarde un par de tortitas de papa. Se acabaron la última vez que estuve allí «.

Adelson, un hombre de desestimación elevación de rizo rojo cada vez más fino que usaba una apero de ruedas motorizada adecuado a una dolorosa afección nerviosa, sentía un gran afecto por los chistes de bolas de maíz. Asimismo era conocido por su determinación intransigente para triunfar, su celo por los litigios y sus tácticas de negociación dura. En un panel de discusión en 2014, sugirió demostrar la concurso de Estados Unidos al software de armas de Irán lanzando una artefacto nuclear sobre una región despoblada del desierto de esa nación.

“Entonces dices: ‘¿Ves? El subsiguiente está en el medio de Teherán. Entonces, hablamos en serio ‘”, dijo Adelson. “’¿Quieres ser aniquilado? Delante, tome una posición dura y continúe con su crecimiento nuclear ‘”.

Durante los primeros primaveras de Trump en la Casa Blanca, Adelson y el presidente mantuvieron conversaciones telefónicas mensuales y compartieron comidas ocasionales en la Casa Blanca, informó el New York Times.

Uno y otro tomaron una posición dura sobre lo que vieron como amenazas existenciales para Israel.

Posteriormente de que Trump anunció que Estados Unidos trasladaría su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, «la verdadera haber de Israel», los Adelson tuvieron asientos de primera fila en la celebración de su inauguración. Adelson abogó por recortar la ayuda a los palestinos y retirarse del acuerdo nuclear con Irán, acciones que Trump tomó en 2018. La tenebrosidad de las elecciones de 2018, Adelson y su esposa cenaron en la Casa Blanca con el presidente y su círculo íntimo, viendo los resultados de medio de período. .

“Pondría a Adelson en lo más parada de la registro de ataque e influencia en la suministro Trump”, dijo a ProPublica Craig Holman, del conjunto de vigilancia Public Citizen. «Nunca había trillado poco así, y he estado estudiando billete en política durante 40 primaveras».

Sheldon Gary Adelson nació en Boston el 4 de agosto de 1933 y creció en el duro vecindario de Dorchester. Se crió en un habitáculo de una habitación, donde dormía en el suelo con su hermana y dos hermanos.

«La mía es una historia de pobreza a riqueza», le gustaba opinar, «pero no podíamos permitirnos los harapos».

A los 12, pidió prestados $ 200 a un tío y obtuvo el derecho a traicionar periódicos en una cantón principal. A los 16, entró en el negocio de las máquinas de dulces, luego hizo un período en el ejército y un año en el City College de Nueva York.

Un señorita decidido, Adelson se dedicó a negocios tras negocios. Vendió nítido deshielo para parabrisas y espacios publicitarios en revistas financieras. Era corredor de hipotecas y agente de viajes. En 1979, fundó Comdex, una feria de informática con sede en Las Vegas que atrajo a más de 200.000 personas y se convirtió en el evento más sobresaliente de este tipo en el mundo.

La carrera de Adelson se enmarca en superlativos. Posteriormente de comprar y luego demoler el envejecido hotel Sands, él y sus socios construyeron el Venetian Las Vegas, un opulento resort con pilares de mármol, frescos en el techo de estilo renacentista, una flota de gondoleros deslizándose por un Gran Canal y más de 1,000 máquinas tragamonedas.

“Está harto de riqueza. Está harto de ostentación. Está harto de decadencia y está harto de romance ”, dijo a los periodistas en una paseo previa en 1999, y agregó que se inspiró en la ciudad donde él y su esposa pasaron la retrato de miel.

The Venetian además fue el ambiente de lo que se denominó “las primarias de Adelson”, reuniones en las que los aspirantes presidenciales republicanos cortejarían a Adelson y presentaban sus agendas a la Coalición Habichuela Republicana, un conjunto que él respaldaba.

Desde su oficina en el Venetian, Adelson sentó las bases para operaciones aún más grandiosas y brillantes. En Singapur, Armada Bay Sands impulsó el turismo en un 20%. En Macao, la ex colonia portuguesa frente a la costa de China, Adelson sobredimensionó el Venetian, construyendo lo que su compañía describió no solo como el casino más sobresaliente del mundo, sino como «el edificio habitado más sobresaliente del mundo».

Adelson desarrolló cuatro hoteles-casinos más en Macao, todos en una franja que había sido un pantano antaño de que él la llenara. Macao se convirtió en el destino de serie más sobresaliente del mundo y, a pesar de los amargos litigios sobre sus esfuerzos, Adelson prosperó.

En 2016, acordó un acuerdo de $ 9 millones con la Comisión de Bolsa y Títulos de EE. UU. Por acusaciones de que su operación en Macao había sobornado a funcionarios chinos. Asimismo acordó acreditar 75 millones de dólares a un ejecutante de Sands en Macao que renunció a posteriori de presuntamente ser presionado para averiguar suciedad sobre los reguladores chinos y permitir la prostitución en las propiedades de Sands.

Cuando las cosas estaban bajas, Adelson a menudo iba a la cancha. En un período de 10 primaveras, fue parte en 150 demandas solo en el condado de Clark de Nevasca, según el Washington Post. En 2018, una demanda lo acusó de «sadismo admitido» por prolongar innecesariamente los procedimientos legales para debilitar a sus adversarios.

En una demanda por difamación presentada por Adelson, un columnista de Las Vegas Review-Journal se vio obligado a declararse en bancarrota puntual cuando su pequeña hija estaba en tratamiento por cáncer cerebral. Cuando Adelson adquirió en secreto el Review-Journal en 2015, el columnista John L. Smith renunció a posteriori de que se le prohibió escribir sobre el nuevo propietario del publicación más sobresaliente del estado.

Adelson incluso fue demandado por Gary y Mitchell Adelson, dos hijos de su primer casamiento, quienes afirmaron que los había engañado en una transacción de acciones de la compañía. Un enjuiciador de Massachusetts dictaminó que Adelson, aunque “tal vez carecía de amabilidad paternal”, no había defraudado ni engañado a sus hijos.

Mitchell Adelson murió de una sobredosis de drogas en 2005.

Encima de su esposa, los sobrevivientes de Adelson incluyen cuatro hijos de sus dos matrimonios.

En 1993, los Adelson establecieron una clínica de drogas sin fines de rendimiento en Tel Aviv. Luego construyeron dos más, en Las Vegas y Macao. Adelson además invirtió mucho en campañas contra la legitimación de la hierba, alegando que era una puerta de entrada a la suma para su hijo y muchos otros.

A través de fundaciones familiares, los Adelson dieron millones a investigadores médicos en Israel y los EE. UU. Asimismo financiaron la educación fríjol, contribuyeron a Yad Vashem, el demanda del Holocausto israelí, y dieron más de 410 millones de dólares a Birthright, una estructura que atrae a jóvenes judíos de todas partes. el mundo a Israel.

Incluso antaño de su casamiento con Miriam, Israel era una causa cercana al corazón de Adelson.

En su primer delirio allí, el adinerado hombre de negocios llevaba zapatos que habían pertenecido a su difunto padre, un inmigrante lituano que se ganaba la vida conduciendo un taxi.

Arthur Adelson nunca había llegado a pasar revista Israel, dijo su hijo a muchas audiencias, y era racional que en algún momento sus zapatos tocaran el suelo.

Chawkins es un ex redactor del Times.

Fuentes Consultadas

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*