El FBI dice que un grupo antigubernamental de Michigan conspiró para secuestrar a la gobernadora Gretchen Whitmer

Los republicanos en la Sesión demandaron a la Sra. Whitmer en mayo por las órdenes ejecutivas, y la semana pasada, los opositores a su toril presentaron peticiones con más de 500.000 firmas para derogar una ley de 1945 que otorga a los gobernadores autoridad para decidir emergencias durante tiempos de crisis de vitalidad pública. La Corte Suprema de Michigan dictaminó la semana pasada que la ley, que la Sra. Whitmer había citado, era inconstitucional.

Muchos grupos del movimiento antigubernamental se autodenominan milicias, incluso si las definiciones varían ampliamente. Aunque la Segunda Rectificación garantiza el derecho a portar armas y menciona una «milicia proporcionadamente regulada», los 50 estados tienen algún tipo de prohibición contra los grupos paramilitares privados.

Michigan tiene una larga historia de actividad antigubernamental. Un montón conocido como la Milicia de Michigan se remonta a principios de la período de 1990, cuando Timothy McVeigh y Terry Nichols, luego condenados por padecer a sitio el atentado con granada de Oklahoma City en 1995 que mató a 168 personas, asistieron a algunas de sus primeras reuniones. Resurgió de nuevo cerca de de 2008 y 2009, con la opción de Barack Obama como presidente.

Más recientemente, grupos armados de hombres comenzaron a aparecer en algunas manifestaciones, sobre todo en la marcha de 2017 de nacionalistas blancos en Charlottesville, Virginia.

Los disturbios en 2020 proporcionaron un nuevo impulso para que los grupos antigubernamentales se movieran del mundo en serie a las calles. Durante las protestas contra los cierres de virus, acusaron al gobierno de extralimitarse, sugiriendo que los cierres de empresas y los mandatos de enmascaramiento eran formas de tiranía.

Esa presencia dispersa original se multiplicó con las protestas a nivel doméstico por la probidad social a posteriori de que George Floyd muriera a manos de la policía de Minneapolis en mayo. Cuando algunas protestas degeneraron en incendios y saqueos, grupos de hombres aparecieron en las calles, diciendo que estaban allí para proteger hogares y negocios que las fuerzas del orden no podían.

El supuesto complot en Michigan estaba impregnado de fundamentos que han sido el foco de los extremistas antigubernamentales durante abriles, dijo JJ MacNab, miembro del Software de Fanatismo de la Universidad George Washington, como reflejar a los funcionarios del gobierno de tiranía.

Fuentes Consultadas

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*